Admin abril 13, 2019
1555187103051

Palos de la Frontera, España / Sixto Naranjo

Casi se llenó el coso del Descubrimiento pese al cambio de fechas del festejo de la Feria de San Jorge. Mandaba la cita electoral del 28-A. No se resintió la afición de Palos, que acudió en masa a un festejo que solo en la parte final del mismo alcanzó las cotas de mayor lucimiento.

Abrió plaza un ejemplar cómodo de Pereda que embistió con clase aunque le faltó un punto de fuerza y transmisión. Sebastián Castella estuvo muy templado con él, sin violentarle nunca y abriéndole los caminos para que el animal fuese asentándose. Una estocada entera le puso una oreja en la mano.

Más deslucido resultó el primero del lote de Ginés Marín. Manso y sin fijeza alguna, pese a el esfuerzo del joven diestro fue imposible el lucimiento delante de él. Fue silenciado.

Más opciones tuvo el tercero. Sacó cierta movilidad pese a la ausencia de clase en sus embestidas. David de Miranda intentó gustar desde que se abrió de capote. Vistoso en el quite por tafalleras y muy firme  durante la faena de muleta. Hasta corrió la mano con largura pese a la escaso recorrido que apuntaba ya su oponente mediado el trasteo. Para mantener el pulso de la intensidad, epílogo su trasteo con unas manoletinas finales. Pese a una estocada tendida y al uso del descabello, sus paisanos le recompensaron con las dos orejas.

El cuarto fue un astado que de salida dio una vuelta de campana de la que salió mermado de fortaleza. Una lástima porque el de Pereda quiso seguir las telas con cierta calidad. De nuevo se vio la versión más templada de Castella, llevando con limpieza las embestidas del animal. Pero siempre que   las tandas podían explotar, el toro perdía las manos y la continuidad del trasteo se resentía. Dos pinchazos previos a una estocada caída dejó todo en una ovación final.

Con el quinto, ‘Español’ de nombre, llegó la mejor faena de la tarde. La comenzó Ginés Marín de rodillas en el tercio. El toro fue a más, cómo la faena del torero. Asentado, toreando con grandes dosis de gusto y profundidad. Por ambos pitones. Pleno el toreo de Ginés. Un circular acabó en un cambio de mano eterno. En el cénit de la faena comenzó la petición de indulto para el toro de Perera. Alargó el torero el trasteo apelando a la complicidad de los tendidos en la búsqueda del perdón de la vida de ‘Español’. Llegó a sonar un aviso aunque al final el palco claudicó y asomó el pañuelo naranja. Dos orejas paseó el torero después de ver regresar a los corrales al toro.

El sexto fue un buen astado, con nobleza y clase a raudales. Especialmente por el pitón derecho, por donde embistió con gran profundidad. David de Miranda volvió a demostrar que se atornilla con gran facilidad sobre el albero. Toreó con dimensión y largura por ambos pitones. De nuevo se levantó una petición de indulto que disipó el torero montando la espada. Un contundente volepié le hizo merecedor de las dos orejas y el rabo. Al buen “Alceimer” le dieron la vuelta al ruedo.


FICHA DEL FESTEJO

Palos de la Frontera (Huelva), sábado 13 de abril de 2019. Casi lleno.

Toros de José Luis Pereda, de correcta presencia y dispares volúmenes. Más cuajados los dos últimos. Conjunto bajo de raza y fuerza y juego deslucido. Encastado y a más el quinto, “Español” de nombre, número 21, 11/14 y de capa colorada, que fue indultado. Noble y enclasado el sexto, “Alceimer”, número 73, 02/15 y de capa negra, premiado con la vuelta al ruedo.

Sebastián Castella, oreja y saludos.

Ginés Marín, silencio y dos orejas simbólicas tras indulto.

David de Miranda, dos orejas y dos orejas y rabo.