BAUTISTA CONMUEVE SIN ESPADA Y RAMSES PASEA SOLITARIA OREJA EN MANIZALES

1515473422139

Manizales, Colombia / Víctor Diusaba

Tarde de arte y emoción en la segunda de abono de la Feria de Manizales en la que el local Ramsés cortó la única oreja de la tarde y el francés Juan Bautista Jalabert cosechó las mayores ovaciones mientras el encierro de Santa Bárbara obtenía reconocimientos a la presentación y a la bravura.

El orden de las cosas arrancó en el mismísimo primero de la corrida con el que el diestro nacido en Arles cuajó una inolvidable faena hecha con arte y suavidad, digna de los mayores trofeos, marrados por sus desaciertos con la espada.

En ese turno hubo variedad con el capote, mientras a la hora de la muleta la belleza en la ejecución de las suertes conmovió a la afición de esta ciudad.

Las dos vueltas al ruedo tras una petición de oreja no concedida por la Presidencia fueron la recompensa a una obra de quilates.

El colombiano Ramsés se hizo a un apéndice en la lidia del quinto, un bravo y encastado toro del hierro que pasta en inmediaciones de Bogotá.

El ejemplar tuvo fondo y recorrido, aprovechado por el espada local para conseguir series de calidad, en especial sobre la mano derecha.

La petición de un segundo apéndice no encontró eco en el palco.

Y el tercer alternante, Ginés Marín, pudo hacerse también a una oreja luego de la técnica y firme labor ante el tercero de la corrida. Un espadazo bajo le negó ese premio.

Ficha

Toros de Santa Bárbara, bien presentados. Bravo y encastado el quinto de la tarde, premiado con vuelta al ruedo. El primero tuvo nobleza, pero de escasas fuerzas. El tercero fue de menos a más. Los otros tres, intrascendentes.

Juan Bautista, dos vueltas al ruedo tras petición y saludos.

Ramsés, silencio y oreja.

Ginés Marín, vuelta tras petición y palmas.