SEIS NACIONALIDADES Y DOS VUELTAS EN TONO MENOR

1527801722654

Madrid, España / Sixto Naranjo

La Corrida de las 6 Naciones tuvo como protagonistas a Luis David y Jesús Enrique Colombo

En el día del Corpus, los ‘isidros’ pusieron rumbo a Toledo. No quisieron acudir a este invento que Plaza 1 vino a llamar ‘Corrida de las 6 Naciones’. Las banderas de España que adornan las bocanas de los tendidos compartieron lugar con las del resto de nacionalidades que se anunciaban en el cartel. Un enjuague para cumplir con los compromisos de empresas poderdantes aunque los toreros tuviesen solo un cartucho para buscar el lucimiento anta una corrida de El Pilar que en hechuras fue la más torera de las lidiadas en los últimos años en Madrid por el hierro salmantino.

Un lucimiento que no pudo alcanzar Juan Bautista con el primer toro. El galo ya había trenzado dos paseíllos en este San Isidro y en este tercero tuvo como oponente un ejemplar simplón de El Pilar que no dijo nada en ninguno de los tercios. Tampoco el torero puso fibra e interés. Así que todo quedó en tablas.

Luis Bolívar volvía a Madrid después de destacar el pasado año en los Desafíos Ganaderos del mes de septiembre. En el inicio de faena por alto el toro vio presa y prendió al colombiano de manera fea por le pecho. Se presentía la cornada por los derrotes al cuerpo del torero. Un milagro que saliese ileso. No le volvió la cara Bolívar al de El Pilar. Muy asentado y firme, las pocas prestaciones el toro hicieron difícil el lucimiento del torero. La estocada, al encuentro, se fue al sótano.

El tercer turno fue para el torero español. Juan del Álamo había también su tercer paseíllo en esta feria y apuraba su último sorbo isidril. El toro de El Pilar sacó movilidad en el último tercio. Supo ligar el torero mirobriguense, pero se le afeó su colocación y estar siempre a la pala del pitón. Eso en Madrid no cuela. Del Álamo firmó una faena tan larga de metraje como a menos en su composición final. Tres pinchazos y media estocada dieron por concluído el paso del torero charro por Madrid.

El cuarto rompió la escalera de presentación por arriba. 601 kilos marcaba la tablilla cuando asomó este cuarto de El Pilar. Una mole que no se empleó en varas. El defensor del sitio de Perú en el cartel, Joaquín Galdós, encauzó con mando las intempestivas oleadas del toro. Firme el torero y sin entrega el toro. Y todo a menos, como el tono del festejo cuando sobrepasaba ya su ecuador. El mal uso de la espada y el descabello hizo que sonaran hasta dos avisos.

El quinto fue el animal más ofensivo por delante. Luis David era el único de los repetidores en Madrid que había tocado pelo en este San Isidro. El azteca supo entender la altura y la distancia que demandaba el toro de El Pilar, que no descolgó, pero que tuvo su bondad en la media altura. Mientras acertó a llevar muy tapado a su oponente, éste aceptó el envite. Pero el escaso fondo del astado hizo que todo se fuese diluyendo hasta unas bernadinas finales que intentaron recomponer la itensidad perdida. Se tiró por derecho a matar el mexicano. La estocada cayó delantera y contraria y fue mortal de necesidad. Como viene siendo habitual ya en esta feria, el festivalero público llegó a pedir una oreja sin sentido alguno. La vuelta al ruedo final dividió a los tendidos.

Jesús Enrique Colombo hizo su segundo paseíllo en Las Ventas en apenas 24 horas. El toro que le cupo en suerte este jueves se protestó por su escaso trapío. Con las banderillas firmó esta vez un tercio con desigualdades. Al marrar en el tercer para al quiebro por los adentros, Colombo colocó un cuarto que le resarció en parte. El de El Pilar tuvo escasa clase, embistiendo de siempre rebrincado pero con una cualidad, hacerlo humillando. En un cabezazo, el pitón alcanzó la mandíbula del joven diestro. Cayó KO por efecto del golpe y tardó varios minutos en recuperar la vertical. Después planteó una faena asentada y voluntariosa que tuvo el agrado del fácil público venteño. La estocada final le hizo acreedor de una vuelta al ruedo que se dio por su cuenta.


FICHA DEL FESTEJO

Madrid, jueves 31 de mayo de 2018. Corrida de las 6 Naciones. Algo más de media plaza. (15.191 espectadores según la empresa)

Toros de El Pilar, de dispar presentacióny juego descastado en conjunto. Manejables en distinto grado aunque sin romper ninguno a bueno.

Juan Bautista, silencio.

Luis Bolívar, silencio tras aviso.

Juan del Álamo, silencio.

Joaquín Galdós, silencio tras dos avisos.

Luis David, vuelta al ruedo.

Jesús Enrique Colombo, vuelta por su cuenta.

Parte médico de Luis Bolívar: “Puntazo en pierna derecha y contusión torácica, pendiente de estudio radiológico. Pronóstico reservado“.